3.17.2017

A FLOR ... DE PIEL - RAQUEL PLAZA

A FLOR... DE PIEL
Empujé la enorme puerta del ala oeste con fuerza, un pequeño chirrido me hizo estremecer, la habitación era lúgubre, oscura, pero había algo en ella que me atraía. Caminé despacio hacia dentro. Los muebles estaban destrozados, los espejos rotos, un enorme clavicordio. Me detuve unos segundos ante el retrato rasgado de un atractivo joven con ojos de un intenso color azul, pero mi curiosidad me hizo seguir avanzando. Llegué hasta la ventana, el cielo parecía sacado de un cuadro, la luna con su fulgor estaba iluminando las estrellas que parecían bailar en el oscuro cielo que las acogía.

Sentía que eso no era todo, había algo que me seguía atrayendo y cuando me giré, mis ojos se abrieron de par en par. Sobre una mesa pequeña justo al lado del balcón, estaba la rosa roja más bella que jamás había visto, su brillo era espectacular, pendía como si estuviese encantada dentro de un cristal que la protegía, en el fondo tenía unos pétalos ya marchitos. Estiré mi mano lentamente, quería verla más cerca, pero de repente como una exhalación, algo se abalanzó sobre mí y me la arrebató de las manos...
— ¿Qué haces aquí? ¿Quién te ha dado permiso para estar en esta habitación?
— Pe-pe-perdón yo solo... — retrocedí, pegándome a la pared al ver a Bestia furioso.
— ¿Tú solo, qué? ¿Querías matarnos? — su penetrante mirada iba acercándose a la mía hasta que lo tuve a medio paso. — Consentida, mimada, ¿crees que puedes entrar donde quieras, cuando quieras? ¿Acaso has pensado por un segundo qué hubiera sucedido si no llego a entrar? — su nariz estaba completamente pegada a la mía, mi respiración inconstante, nerviosa, tragué saliva, estaba dispuesta a contestarle pero no me salían las palabras. — Oooh no me digas que doña marisabidilla se ha quedado sin palabras— achicó los ojos con sorna.
— Solo quería verla de cerca — gimoteé al sentir su aliento agitado contra mi piel.
— Bella — retiró un mechón de mi pelo, acercando su cara a la mía, buscando mis labios.
Por unos segundos me dejé llevar, estiré mi mano y le acaricié, sentí la sensibilidad que desprendía, su aroma... Él no se despegó de mí, y un poder insólito recorría cada centímetro de mi cuerpo, reaccionando con una de sus caricias... Lo reconozco, me asusté.
— ¿Te has vuelto loco? — giré la cara.
—¿Por qué? Mírame — agarró mi mentón buscando mi mirada — ¿Por lo que soy? ¿No crees en un tú y yo?
—¿Tú y yo…? Jamás pasará. —el miedo que se apoderó de mí, mi boca estaba reseca.
— Tu cuerpo ha dicho lo contrario — susurró en mis labios.
— Mi cuerpo no quiere que te acerques — tragué saliva humedeciendo mi boca.
— ¿Te crees que me importa? Dime, Bella —me acercó a su pecho apretándome.
— No me toques, me das...— empujé su cuerpo mirándole directamente a la cara.
—Mira, preciosa —Abandonó su estado tierno para girarse y quemarme con su mirada. —cuidado con tus respuestas de mierda.
Su rostro se mostró enfurecido. Mis nervios aumentaron y se intensificaron.
—Eres, eres...
—Dilo. Una “BESTIA” — Apoyó sus enormes brazos a mi alrededor lanzando un rugido estremecedor en mi rostro, cerré los ojos, quería que todo pasara; al abrirlos allí seguía mirándome sin separarse un palmo, con su aliento en mi cara.
Me asusté, mi corazón palpitaba con fuerza, pasé por debajo de su brazo y corrí escaleras abajo. No miré atrás, solo corría pensando en salir de allí, en alejarme de esa Bestia, de sus gritos y de sus hirientes palabras que aún resonaban en mi cabeza. Escapar de esos extraños, sorprendentes y nuevos sentimientos que habían empezado aflorar... Necesitaba escapar.

Raquel Plaza   

18 comentarios

  1. Hola!
    Una escena estupenda y un toque más que interesante!! Mucha tensión he visto ahí, jeje
    A seguir disfrutando del especial
    Un beso!
    S

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Interesante esta nueva versión del relato. Me ha gustado mucho. ¡Qué ilusión haber empezado ya con el especial!

    ResponderEliminar
  3. Sigue escribiendo porque lo haces super bien, me ha encantado la historia guapa. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, guapa!
    Vaya, no imaginaba la escena de esta forma y la verdad es que otorga a Bestia un papel como los que tienen algunos protas en ciertos libros. Me gustaría saber cómo acabarían, si tirándose de los pelos o bueno... jaja
    Un besote y a disfrutar del especial ;)

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el enfoque mas adulto que le as dado me e quedado con gans de seguir leyendo,
    A cristina la a encantado,
    Un besote guapa

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Me ha hecho recordar mucho a la escena de Disney, ha sido como ver las "escenas eliminadas". Buen relato. Besos ^^

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, me alegro que os guste. Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa!
    Es precioso! que bonito escribes. Besotes

    ResponderEliminar
  9. Sigue escribiendo, lo haces genial. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  10. Bonito relato y maravillosa iniciativa.
    Besos alados,
    Lu

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    Genial *-* Me ha encnatado
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Desde luego es una versión diferente de ese momento que nos hizo estremecer de terror cuando éramos peques. Y no se si esta versión me gusta más o menos ._. Jajaja

    Besos obesos

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!
    Que bien relatas, sigue así que eres buenísima.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Qué intenso D: me he encantado, no sé, después del especial sigue escribiendo, por fis.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola!
    Vaya...Quedé petrificada. Muy intenso, OMG. ¡Me encanta! ¡Sigue escribiendo! ♡

    ResponderEliminar
  16. Hola preciosa !!. Madre mía es precioso vamos que quiero seguir leyendo cosas tuyas lo haces muy bien. Besos y nos leemos 😙😙😙

    Delia------La guarida de los amantes.

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola!
    Vaya, me ha sorprendido un montón el relato, pero aún así me ha gustado :D No conocía a la autora pero lo ha hecho bastante bien :D

    Besitos <3

    ResponderEliminar

© Un mundo con sobrecubierta
Maira Gall